miércoles, 7 de abril de 2010

La pinta es lo de menos...

"Gordos -  peripecias en el afán por adelgazar"
de Mauro Fulco
Editorial Sudamericana

Fulco confiesa "Tengo casi treinta años, soy gordo y las publicidades de hombres con abdominales marcados son una demostración de lo que nunca seré. Ni las largas sesiones de gimnasio, ni las dietas más estrafalarias, ni siquiera una racha atroz de negativas a la hora de la conquista amorosa lograron tornear mi abdómen. Decidí someterme a los tratamientos más ridículos, participar de cuanto grupo existe para adelgazar, internarme en un spa para bajar de peso a base de privaciones."

Lo primero que pensé es que este señor estaba escribiendo mi biografía, pero sin autorización. Para alguien como yo -que pesó exactamente el doble de lo que peso ahora-, "Gordos" se lee con una amplia, enorme, sonrisa que en algunos momentos, rápidamente, se transforma en una dolorosa mueca.

Si bien el autor aclara todo el tiempo que no ha sido hiperobeso u obeso mórbido (lo cual daría para un sinfin de anécdotas mucho más jugosas aunque terriblemente más crueles) esta categoría de "morrudo" o "rellenito" en la que él se incluye apenas su balanza acusó más de tres cifras, le permite haber vivido en su propia piel y por lo tanto poder introducir al lector a un mundo, que para muchos, será completamente novedoso.
Y describe con una maestría siempre acompañada por una profunda dosis de humor y de autocrítica los padecimientos a los que se ha sometido en la búsqueda de un cuerpo diferente.

Apodos, burlas, sobrenombres que nos irán acompañando desde la niñez, que nos serán insoportablemente duros en la adolescencia y la espera del tan ansiado "cuando pegue el estirón" como decreto de cambio que nunca llega, son situaciones profundamente descriptas con la sabiduría dada de la propia experiencia en el capítulo de apertura "Gordo NyC -Gordo Nacido y Criado".

Luego en "Gordo Diet" abordará las distintas instancias e intentos e intentos e intentos por abordar distintos tratamientos... y más intentos. 
Desde la sentencia de un médico que lo revisa cuando niño y con una madre desesperada que no sabe para qué lado disparar, la  sentencia del profesional diciendo:  "Señora, este chico no tiene pie plano. Este chico es gordo." será el puntapié inicial para dar comienzo a un peregrinaje eterno de médico en médico y sobre todo, visitando a todos aquellos que no lo son pero que lucran con la necesidad -aunque podríamos mejor llamarla desesperación- vendiendo métodos completamente ridiculos sin ningun tipo de sustento médico que son seguidos por un tiempo irrisorio al pie de la letra en el afán de poder librarse de unos cuántos kilos de más.

Anfetaminas, dietas hipocalóricas, internaciones, la dieta de la luna, la disociada, el licuado mágico, las semillitas incrustadas en la oreja, las cuatro comidas, las seis comidas, las colaciones y tantos otros métodos desfilaran por las páginas de "Gordos" siempre regados de un humor irónicamente inteligente que Fulco maneja a la perfección.

Sus otras secciones "Gordo Fashion" -donde aborda, sobre todo, el tema de la ropa y la sexualidad- "Gordo Sport" -donde se mete con algunos deportistas obesos y algún que otro gordo famoso- y "Gordo Travel" donde cuenta anécdotas de una internación en Diquecito pintando exactamente la flora y fauna de las clínicas de internación y los trucos para que aún internado uno pueda seguir comiendo -jugar al truco por comida, escapes dignos de Alcatraz en busca de algún alimento prohibido, asaltos a las alacenas de la cocina de la Clínica-, están narrados con un veloz ritmo de blog, totalmente descontracturado, completamente sincero y desprejuiciado.

Sin dudas para alquien que haya atravesado/se encuentre atravesando este tema, la honestidad con la que Fulco cuenta sus vivencias hará que irremediablemente uno se sienta solidarizado, conmovido y agradecido por la claridad de sus experiencias. Sobre todo para que aquellos que transitan este tema "desde afuera" puedan tener una ventana interesante para espiar un mundo conceptualmente tan diferente y plasmado en una manera de pensar y de sentir que generalmente no sale a la superficie. Hay todavía mucho de "De eso no se habla...", nadie que se encuentre atravesando este tema lo hablará abierta y sinceramente, aunque cada vez es menos creíble la historia esa de "soy gordo y soy feliz asi como soy".
Como un pedido de auxilio, de comprensión, de mostrar en cueros -justamente- los temas que atañen a este universo tan complejo y que sin embargo es tan poco respetado socialmente, "Gordos" presenta con mucho humor pero con una respetuosa profundidad, un mundo donde ya nadie puede cantar "la pinta es lo de menos"...

6 comentarios:

  1. Me parece que este libro me gustaría, sobre todo porque está contado desde el pundo de vista de un hombre, que es más atípico.

    Un curiosidad: cómo hiciste para bajar tantos kilos?

    ResponderEliminar
  2. Hace unos cuantos años, cuando fui al Dieta Club para bajar unos pocos kilos, me fastidió que no me dieran los horarios para el grupo de sobrepeso estético. Terminé en un grupo "común" con algunos gordos "comunes" y allí descubrí que había sido una suerte. Lo que me separa de los gordos y gordísmos es el grado de predisposición genética y una cuestión de cantidad, no de calidad de la conducta.

    Tanta historia va a que eso me permitió conocer y reconocerme en la psique de los gordos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Flor: En Febrero de 2007 conocí "Adelgozar", la clinica que dirige el Lic. Sergio Iribarren con todo su equipo. En Noviembre de 2007 pude llegar a mi peso y logré sostenerlo hasta el momento -ultimamente con algunos vaivenes, pero intentando fuertemente no dar pasos hacia atrás-.
    Sinceramente los conceptos que manejan fueron totalmente de apertura mental para mi y pude hacer muchisimos cambios y disfrutar de una vida completamente diferente.
    Peso exactamente hoy (aun con algunos kilos de màs a los de Nov. 2007) la mitad de lo que llegué a pesar en el año 2002.

    Alicia: que suerte que te hayas podido "meter" aunque sea por un momento en un mundo tan diferente y tan poco comprendido desde afuera.

    Besos y gracias por comentar, es un tema que obviamente me conmueve.

    ResponderEliminar
  4. Ahhh, muy bien, no escuché hablar de esa clínica. Supongo que estará en Bs.As. Quizás es famosa, pero hace mucho que no vivo en Argentina.

    Es tan difícil mantenerse, nunca te descuides.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¿Un momento? Empecé en 2002, al año siguiente pasé al grupo de mantenimiento y todavía sigo allí :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ali: mil disculpas no era la intencion decirte que fue un momentito. Digo que es bueno tener un momento en donde meterse un poco en mundos "desconocidos" Felicitaciones por el mantenimiento. Con lo que cuesta !!!!!

    ResponderEliminar